CÓDIGO DE ÉTICA



Código de Ética


El CONACE deberá mostrar equidad e imparcialidad, congruencia y confiabilidad, control y aseguramiento de la calidad, seriedad y responsabilidad en sus procedimientos. Para esto el CONACE considera necesario establecer el presente Código de Ética como precepto de observancia obligatoria, sin perjuicio de las reglas generales de la ética profesional y las normas jurídicas vigentes, en particular aquellas que rigen el funcionamiento del sistema de educación superior.

El presente Código de Ética prevee que la evaluación educativa y la certificación de planes y programas académicos es una actividad plenamente legítima que favorece el desarrollo académico de las instituciones de educación superior e incide en una mayor calidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la ciencia económica y áreas afines en nuestro país.

Los miembros del CONACE y los evaluadores se comprometen a desempeñar su actividad relacionada a la evaluación con fines de acreditación de programas de Economía y áreas afines en estricto apego a las consideraciones que emanen de este código de Ética.

ARTÍCULO 1.- Las reglas generales de la ética profesional y las normas jurídicas vigentes en particular aquellas que rigen el funcionamiento del sistema de educación superior, guiarán el comportamiento del CONACE.

ARTÍCULO 2.- Los miembros y evaluadores del CONACE se conducirán con honorabilidad y rectitud en relación con las instituciones de educación superior tanto públicas como privadas.

ARTÍCULO 3.- Considerarán un alto honor el pertenecer al CONACE, cuya principal motivación es servir a la sociedad y, en particular, promoviendo la elevación de la calidad de la enseñanza e investigación de la ciencia económica y áreas afines.

ARTÍCULO 4.- Asumirán el compromiso y la responsabilidad en la realización de su trabajo con una orientación de beneficio a la educación superior y a las instituciones educativas de este nivel, para lo cual deberán respetar el derecho a la autonomía institucional y a la privacidad personal, así como la independencia de criterio respecto a grupos de interés particular.

ARTÍCULO 5.- Considerarán falta al honor y dignidad profesional cuando directa o indirectamente intervengan o acepten arreglos y asuntos a título personal cuando estén vinculados a las labores del Consejo.

ARTÍCULO 6.- Darán ante las instituciones de educación superior y la sociedad en general una imagen constructiva, de dignidad personal y de calidad moral profesional.

ARTÍCULO 7.- Contribuirán en las discusiones colegiadas del CONACE mediante una participación constructiva que aporte beneficios a la educación superior.

ARTÍCULO 8.- Informarán oportunamente a la Presidencia General cuando las condiciones externas dificulten su labor, para que el proceso de reconocimiento de organismos acreditadotes y el de la evaluación con fines de acreditación de programas académicos no sea vulnerado.

ARTÍCULO 9.- Asumirán que la información que poseen el CONACE y los organismos acreditadores, así como el conocimiento que de ésta tienen sus respectivos miembros, puede servir como apoyo a las autoridades e instituciones de educación superior, pero sólo podrán proporcionarla cuando le sea solicitada por las vías conducentes.

ARTÍCULO 10.- Todo el personal del CONACE mantendrá la confidencialidad de la siguiente información, tanto mientras dure su vinculación con el CONACE como posteriormente, no pudiendo divulgarla sino cuando le sea requerido o con el consentimiento expreso de los involucrados, sus fuentes o sus propios clientes, todo esto como parte de sus funciones dentro del CONACE:

  • Los datos proporcionados por las instituciones universitarias y sus unidades académicas a los fines de evaluación y acreditación que no tienen estatus público;
  • Las opiniones y recomendaciones producidas por los comités técnicos o de las comisiones evaluadoras, así como el contenido de las deliberaciones que tienen lugar en sus reuniones o en las del CONACE;
  • Las resoluciones del CONACE que aún no fueran comunicadas por escrito por su Presidente y los Directores.

ARTÍCULO 11.- Nunca ocultarán la naturaleza de su trabajo y la identidad de sus clientes y a las personas con quienes establezcan relaciones derivadas de su actividad de evaluadores, sin que este imperativo afecte la legítima confidencialidad que protege la información específica. Así mismo los evaluadores del CONACE evitarán cualquier tipo de promoción profesional como evaluador ante las instituciones de educación superior, se abstendrán de promover actividades comerciales o servicios personales durante el desempeño de sus funciones de evaluación y acreditación

ARTÍCULO 12.- Llevarán a cabo su trabajo con profesionalismo mediante la aplicación de los criterios establecidos para la evaluación educativa y la acreditación, así como la adopción de métodos sistemáticos de acopio, análisis y presentación de la información; asímismo mantenerse actualizados en los avances académicos, científicos y tecnológicos relacionados con la ciencia económica.

ARTÍCULO 13.- Todos los integrantes de las comisiones técnicas y consultivas, así como de todos los miembros del CONACE, se abstendrán de intervenir en los procesos de evaluación y acreditación en los siguientes casos:

  • Cuando tengan en la actualidad, o hayan tenido durante los dos años anteriores al inicio de dichos procedimientos, un vínculo con la unidad académica (la institución universitaria en los casos de las evaluaciones institucionales y/o la carrera en los casos de acreditación) que es evaluada o solicita acreditación, cuando dicho vínculo pueda comprometer su objetividad.
  • Cuando tengan vínculos académicos o profesionales con otras instituciones cuyos intereses puedan estar en colisión con las unidades a evaluar.
  • Cuando tengan en la actualidad vínculo matrimonial o de parentesco hasta el segundo grado con un directivo de la institución universitaria o de la unidad económica que es evaluada o acreditada.
  • Cuando sean contactados por las autoridades universitarias o el director y/o el responsable académico de una carrera en trámite de acreditación.

Será responsabilidad de las personas involucradas por dichos vínculos hacerlo saber a la Comisión Evaluadora y ausentarse de la sesión o deliberación donde se considere la evaluación o acreditación del caso.

ARTÍCULO 14.- Todos los integrantes de las comisiones técnicas, evaluadoras, así como todos los miembros del CONACE, actuarán con independencia de criterio académico en los procedimientos de evaluación y acreditación en los que participen, sin asumir la representación de intereses ajenos al CONACE por más legítimos que ellos fueran.

ARTÍCULO 15.- Renunciarán a la obtención de información por medios ilegítimos o como producto de la tergiversación o fingimiento sobre la naturaleza de su trabajo.

ARTÍCULO 16.- Los miembros del CONACE y los integrantes de su equipo técnico se abstendrán de intervenir en cualquier carácter de procesos de acreditación o evaluación que se llevaren a cabo en instituciones universitarias sujetas a la jurisdicción de esta comisión, en tanto no formaren parte de sus tareas en la misma y salvo en su condición de docentes, investigadores o directivos en una unidad académica que se autoevalúa.

ARTÍCULO 17.- Los miembros de CONACE respetan el derecho que tienen las instituciones de educación superior para solicitar evaluación con fines de acreditación en materia de la ciencia económica de otros organismos dedicados a este fin. Cuando intervenga después de otro colega u otro organismo de acreditación en la evaluación y acreditación de programas educativos, deberá abstenerse de cualquier crítica abierta o disfrazada sobre la conducta de sus predecesores. Pero si considera necesario emitir una opinión o juicio, deberá hacerlo por escrito y dirigirlo al propio organismo acreditador, o en su caso, al COPAES.

ARTÍCULO 18.- Los evaluadores del CONACE evitarán participar en concursos o certámenes como participante o como jurado de instituciones que soliciten evaluación con fines de acreditación ya sea por relaciones consanguíneas hasta de segundo grado, o matrimoniales con algún directivo o funcionario. De la misma forma se actuará cuando se trate de procesos de evaluación con fines de acreditación de un programa académico, cuando hayan tenido vínculos con la institución educativa o con alguno de sus miembros académicos.

ARTÍCULO 19.- La aplicación de estas normas se harán en todo momento buscando dar honorabilidad, legalidad y profesionalismo en la actividad de evaluador educativo.

ARTÍCULO 20.- Además de las sanciones civiles y penales previstas en los ordenamientos jurídicos que regulan la vida social en México, en particular el ejercicio de las profesiones y las relaciones contractuales, las violaciones a este Código de Ética pueden dar lugar a sanciones disciplinarias que serán aplicadas por el CONACE en términos que pueden ser:

  • Advertencia confidencial, en aviso reservado.
  • Amonestación confidencial, en aviso reservado.
  • Amonestación pública, en diferentes medios.
  • Suspensión temporal del reconocimiento de organismo acreditador.
  • Suspensión definitiva del reconocimiento de organismo acreditador.
  • Denuncia ante la autoridad pública competente.